Un gran número de personas despiertan día con día a la apabullante realidad de la crisis ecológica en sus diferentes expresiones. Ya sea en forma de cambios climáticos inusuales; el incremento de autos, contaminantes atmosféricos y disminución de calidad del aire; las injusticias sociales y violencia ligadas a condiciones extremas de vida y sustento; la contaminación de océanos, ríos y suelos de donde extraemos nuestro alimento; o la creciente preocupación acerca de la calidad de vida que heredaremos a nuestros descendientes—la crisis ecológica nos afecta a todos.

En respuesta a las problemáticas ecológicas y sociales de nuestros días surge un movimiento a lo largo y ancho del planeta con el coraje y responsabilidad de explorar posibilidades sustentables de vida. Una expresión de éste ímpetu, impulsado y mantenido por valores de compasión y respeto, se le conoce como el “Gran Giro.” La reconocida eco-filosofa, activista y académica en Budismo Joanna Macy propone que el Gran Giro “es el nombre de la aventura esencial de nuestro tiempo: la transición de una Sociedad de Crecimiento Industrial a una civilización que Sustenta la Vida.”1

La Sociedad de Crecimiento Industrial (SCI) se refiere al modelo de crecimiento exponencial en el que nuestras sociedades, economías y políticas están basadas. Es clara y evidente la imposibilidad de mantener la mordida voraz de la SCI en un planeta con recursos finitos. Sin embargo, pareciera que algunos de nuestros hábitos destructivos se encuentran tan arraigados en la conciencia colectiva que nos es difícil acceder al flujo del cambio. Es también claro que existen comunidades y corporaciones interesadas en mantener el presente yugo sobre la ecología de la Tierra y perpetuar dinámicas opresivas de poder y acumulación. ¿Hasta cuando entenderemos que la gran bondad del planeta está siendo críticamente diezmada y llevada más allá de su límite?

Al vislumbrar la imposibilidad de la Sociedad de Crecimiento Industrial es común que nos embriague una mezcla de sentimientos; desde odio y resentimiento, hasta culpa, tristeza y amor. Es aún más común que la magnitud de los problemas nos lleve a la parálisis, represión o completa negación. Por primera vez observado en sobrevivientes de la guerra de Vietnam, el psiquiatra Robert Lifton dio el nombre de “entumecimiento psíquico”2 a la carencia de sensibilidad causada por la experiencia traumática de la guerra. Para poder lidiar y funcionar en medio de la violencia e incontables tragedias de la guerra, fue necesario que los soldados se disociaran, se entumecieran psíquicamente en relación a las dolorosas emociones experimentadas. Sin embargo, esta disociación ocurre a un gran precio: la pérdida de un rango amplio y abarcante de experiencia y sensación.

La noción de entumecimiento psíquico ha sido expandida y aplicada a la crisis ecológica en sus diferentes expresiones. El “entumecimiento de la mente y el corazón”3 es un sedativo psicológico y social, una estrategia que entorpece la visión y resulta en la denigración del planeta y una aparente falta de comportamiento empático. La Sociedad de Crecimiento Industrial fomenta el entumecimiento de la población ya que es la única manera en la que su insostenible paso puede ser perpetuado por un tiempo limitado. Al instigar una disociación colectiva, la población pierde acceso a gran parte de su poder y sus derechos, siendo forzada a reprimir su voz y congelar los recursos necesarios para actuar en pos de su bienestar, el de la sociedad, las especies no-humanas y el planeta entero.

Dimensiones del Gran Giro

La crisis ecológica propulsada por el modelo violento y exponencial de la Sociedad de Crecimiento Industrial ya ha comenzado a dar cabida a una Sociedad que Sustenta la Vida. Esfuerzos guiados por la compasión e interdependencia brotan por doquier como pequeñas plántulas que nacen de entre las grietas del cemento. L@s parter@s del Gran Giro, día con día, continúan implacablemente en la lucha contra el entumecimiento y la apatía perpetuada por los medios masivos de comunicación y distintas campañas socio-políticas. La libre expresión de la vida y la prosperidad de todos los seres son su inspiración. Los guerreros saben que aquello que tiene que ser eliminado no son necesariamente las “malas” personas en el gobierno u otras instituciones, sino la ideología y los valores que contribuyen a la destrucción de la Tierra.

El Gran Giro se manifiesta principalmente en tres dimensiones interdependientes. Éstas son: 1) acciones de contención; 2) creación de estructuras alternativas; y 3) cambio de cosmovisión. Aunque muchos se comprometen con las tres dimensiones (ya que cada una es necesaria para la creación de una civilización sustentable), otros se enfocan en una de ellas o dos. Lo importante es que juntos activemos las tres dimensiones. Es común que nos invada un sentimiento de confusión y desesperanza dada la grave situación actual, aún con la información e intención adecuada. Las tres dimensiones del Gran Giro sirven como brújula que, apuntando hacia la sustentabilidad, nos ayudan a organizar nuestros esfuerzos y proporcionarnos un sentido de pertenencia y participación en la creación de un futuro mejor para todos.

1. Acciones de contención. Normalmente, las acciones de contención constituyen la dimensión más visible del Gran Giro ya que forman parte de lo que comúnmente se concibe como activismo. Se incluyen marchas, mítines, boicots, desobediencias civiles, protestas y demás acciones al servicio de la disminución del daño causado a la Tierra y sus seres. Las amplia gama de acciones “escudo” a nuestra disposición proporcionan una respuesta inmediata a una problemática dada y activan los esfuerzos de la sociedad.

2. Creación de estructuras alternativas. La segunda dimensión del Gran Giro está basada en el análisis del funcionamiento de la Sociedad de Crecimiento Industrial. ¿Qué es lo que permite la existencia de una economía insaciable que utiliza la Tierra como proveedor y cloaca, repartiendo las riquezas para unos pocos? De esta manera la creación de movimientos e instituciones alternativas—iniciativas biorregionales y comunitarias, opciones de energía libre de combustibles fósiles, permacultura, educación y salud integral, etc.—constituyen una posibilidad tangible de un mejor futuro.

3. Cambio de cosmovisión. Tanto las nacientes instituciones como las acciones de contención requieren de una nueva perspectiva de la realidad y nuestro rol en ella. La constelación de valores y creencias que dan forma y sustento al Gran Giro van mas allá de la visión lineal, reduccionista y desencantada de la Sociedad de Crecimiento Industrial que concibe a la Tierra como una pila de recursos esperando ser explotados. El profundo cambio de cosmovisión es facilitado por la nueva ciencia (teoría general de sistemas, ciencias del caos y la complejidad, física cuántica), diferentes escuelas de pensamiento ecológico (ecofeminismo, ecología profunda, ecopsicología, ética ambiental) y el resurgimiento de distintas tradiciones espirituales en sus vertientes místicas y su interés por la labor social. El profundo cambio perceptual y cognitivo es el centro de la rueda del Gran Giro.

Las tres dimensiones del Gran Giro son esenciales en la búsqueda de una sociedad sustentable, debido a que fungen como guías del vital reconocimiento al interior de todos los seres: la Tierra es una matriz sagrada fuente de vida y sabiduría.

L@s parter@s del Gran Giro saben que una vida mas allá de la Sociedad de Crecimiento Industrial es posible. La fuerza del Gran Giro se manifiesta a través de ellos—en sus pensamientos, actos y decisiones. La crisis ecológica es entonces vista como una oportunidad nunca antes experimentada de reclamar una vida guiada por ideales nobles y preñada con el potencial de una humanidad despierta de su potencial y de su reciprocidad con todo ser.

1 Joanna Macy, “The Great Turning,” http://www.joannamacy.net/thegreatturning.html (accesado 13 Sept 2010).

2 Robert Lifton, “America in Vietnam—The Circle of Deception,” Society 5, no. 4 (1968), 10.

3 Joanna Macy & Molly Young Brown, Nuestra Vida como Gaia: Prácticas para Reconectar nuestros Seres, nuestro Mundo, trad. Adrián Villaseñor Galarza, (joannamacy.net, 2010), 23,

http://www.bioalkimia.org/v1/wp-content/uploads/2014/05/NuestraVidacomoGaia.pdf (accesado 13 Sept 2010).